lunes, 22 de noviembre de 2010

La ventana Personalización de windows 7

La forma más rápida de acceder a ella es haciendo clic con el botón derecho del ratón en una zona libre del Escritorio, y elegir la opción Personalizar en el menú contextual. O también, podemos acceder desde el Panel de control > Apariencia y personalización > Personalización.

Los Temas
Un Tema es un conjunto de estilos que definen la apariencia general de nuestro sistema. En un tema se definen los colores, efectos y sonidos del escritorio y las ventanas de Windows.

En Windows 7 vienen incluidos varios temas que nos permiten cambiar radicalmente el aspecto de nuestro sistema con tal solo un clic. Están organizados por categorías

 Los Temas Aero son temas con efectos visuales complejos, transparencias, Hay varios de distinta temática: naturaleza, arquitectura

Los Temas básico y de contraste alto pueden resultarnos útiles si nuestro ordenador no es demasiado rápido, porque consumen menos recursos a costa de quitar efectos puramente estéticos. El alto contraste está pensado para cansar menos la vista o para personas con problemas de visión.

Además, si disponemos de conexión a internet podemos elegir la opción Obtener más temas en línea para descargar otros.
Podemos crear un tema propio personalizado, que aparecerá en la categoría Mis temas. Para ello, deberemos partir de un tema base, por ejemplo el tema Windows 7  y utilizar los botones de la zona inferior para personalizar cada uno de los aspectos que componen el tema:
El fondo de escritorio,
El color de la ventana,
Los sonidos
El protector de pantalla.

Si personalizamos un tema aparecerá con el nombre Tema sin guardar, hasta que pulsemos el botón Guardar tema y le demos un nombre más descriptivo. Para borrar un tema haremos clic con el botón derecho sobre él y elegiremos la opción Eliminar tema. Ten en cuenta que no se pueden eliminar temas que ya iban incluidos en la instalación de Windows 7 o que están en uso en ese momento.


El fondo de Escritorio

El fondo de Escritorio (también llamado fondo de pantalla o wallpaper) es la imagen sobre la cual se sitúan los iconos del escritorio. La veremos continuamente cuando trabajemos con el ordenador, por eso debe de ser una imagen agradable y que nos permita ver claramente los iconos.
En la parte inferior de la ventana Personalización vemos el botón Fondo de escritorio desde el que podemos cambiarlo. Si pulsamos sobre él se abrirá una ventana como la siguiente:
Windows 7 permite poner más de una imagen como fondo de pantalla. Se trata de un fondo dinámico que va cambiando la imagen a mostrar como si se tratara de una presentación.
Para hacerlo, deberemos pulsar Seleccionar todo o Borrar todo para marcar y desmarcar todas las imágenes de la carpeta que hayas seleccionado con un sólo clic.
Si seleccionamos más de una imagen nos permitirá las opciones Cambiar imagen cada y Orden aleatorio. Esto nos deja elegir si las mostrará aleatoriamente o en el orden que aparezcan en la lista, además de la frecuencia de cambio: 10 segundos, 30 segundos, 30 minutos, 1 día, etc.
En la opción Posición de la imagen establecemos cómo se mostrará la imagen en caso de que sus dimensiones no coincidan con las de la pantalla:
  •        Rellenar. Esta vista resulta útil si la imagen es más grande que nuestra pantalla, se mostrará con su tamaño original de forma que parte de la imagen no se verá. Si la imagen es más pequeña, se expandirá para ocupar toda la superficie del escritorio.
  •        Ajustar. Se mostrará la imagen con su tamaño original, rellenando con un color sólido la zona que no sea capaz de cubrir.
  •        Expandir. La imagen se ajustará al tamaño del Escritorio, haciéndose más grande, o pequeña, según el caso.
  •        Mosaico. Coloca la imagen en la esquina superior izquierda, y si queda espacio, va repitiendo la imagen.
  •        Centro. La imagen se centrará en el Escritorio. Si es de un tamaño menor, se mostrará un marco alrededor y si es mayor, sólo se mostrará la parte central de la imagen.
Existen otras formas de modificar el fondo de pantalla sin acceder     a esta ventana. Por ejemplo:
       Si estamos dibujando o retocando una imagen con el Paint (recuerda que se trata de un programa incluido en Windows 7), podemos pulsar en el botón establecer como fondo de escritorio.
       Si estamos navegando por internet y nos gusta una imagen también podemos hacer clic con el botón derecho del ratón sobre ella y escoger la opción Establecer como fondo. Para escoger las imágenes más adecuadas es importante conocer la resolución y el tamaño de nuestra pantalla. Más adelante aprenderemos cómo conocer esta información.
También desde el menú contextual podemos Establecer como fondo de escritorio una foto que estemos visualizando con el Visualizador de fotos de Windows Personalizar el entorno de Windows 7

  . El protector de pantalla

Una imagen estática durante un tiempo prolongado resulta perjudicial para la pantalla, porque pueden haber puntos que reciban demasiada intensidad de luz durante demasiado tiempo, y queden dañados. Para evitar esto, Windows incorpora el protector de pantalla. Se trata de una animación que se muestra cuando el ordenador está un determinado tiempo inactivo.
       Cuando queramos cerrar el protector, bastará con pulsar cualquier tecla o mover el ratón.
En la zona inferior de la ventana Personalización encontramos la opción Protector de pantalla. Si hacemos clic sobre ella se abrirá la ventana de Configuración del protector de pantalla, que nos permitirá:

El ordenador se ha convertido en un compañero inseparable en el trabajo; por esta razón, realizar una correcta configuración de la pantalla, el principal periférico con el que tiene contacto el usuario, es básico para lograr una mayor comodidad visual. Si se ajustan bien todos los parámetros del menú de propiedades de pantalla, se puede reducir la fatiga visual y conseguir que todos los elementos gráficos se aprecien de forma óptima.
      
  
  •        - Elegir entre los protectores instalados en el equipo. Cuando seleccionemos uno, se previsualizará en la imagen del monitor que aparece en la ventana.
  •        - Elegir la Configuración... del protector que hayamos seleccionado, para modificar algunas características. Por ejemplo, si elegimos Texto en 3D, podremos modificar el texto, la velocidad, etc.
  •        - Ver una Vista previa del protector para saber cómo ha quedado con la configuración que hemos escogido. Nos permite pues, probarlo. Para salir pulsa una tecla o mueve el ratón, al igual que lo harías cuando se pone en marcha automáticamente.
  •        - Especificar el periodo de inactividad que ha de darse para que se ejecute el protector. Seleccionaremos el valor en minutos en la opción Esperar.
  •        - Volver a la pantalla de inicio de sesión de Windows cuando cerremos el protector, si marcamos la opción Mostrar la pantalla de inicio al reanudar. Esto evitará que alguien utilice nuestro ordenador si nos ausentamos, siempre y cuando nuestro usuario tenga contraseña.
  •        - Cambiar la configuración de energía. Conoce más a fondo estas opciones en el siguiente avanzado.
       Pulsa Aceptar para conservar el protector que has escogido.
       Debes tener en cuenta que algunos programas, como los reproductores multimedia, pueden impedir que se ejecute el protector de pantalla durante su funcionamiento. Esto es lo que hace que podamos ver una película tranquilamente sin que nos salte el protector de pantalla. Normalmente sólo lo bloquean si estamos visualizando algo a pantalla completa, pero es interesante que sepas cómo actúa tu reproductor, porque puede suceder que pongas música de fondo en el ordenador y luego te alejes de él, sin darte cuenta de que tu pantalla está estática demasiado tiempo.
      
       El color y la apariencia de las ventanas

       Las ventanas de Windows 7 se muestran con bordes redondeados, cierta trasparencia en los bordes, y un tono azulado por defecto. Todo esto viene condicionado por el color y la apariencia que elijamos.
       Para modificarlo, pulsamos en la opción Color de ventana de la ventana de Personalización.
      
       Lo primero que encontramos son unos botones con los colores predefinidos. Si pulsas sobre ellos, verás como la ventana toma ese color.
       También, puedes definir otro color usando el mezclador de colores que aparecerá si pulsas el botón Mostrar mezclador de colores.
       La casilla Habilitar transparencia, activa o desactiva este efecto trasparente de los bordes de ventana.
       El control Intensidad, nos permite aumentar o disminuir la intensidad del color sobre la ventana. Lo único que debemos hacer para cambiarla es desplazar el marcador.
       Desde el enlace a Configuración avanzada de la apariencia podrás definir el color más específicamente, en función del tipo o zona de la ventana e incluso elegir qué fuente quieres que se utilice en el texto de las ventanas y menús.
       Recuerda que puedes ir probando los colores, y si no te convence, pulsando en Cancelar, cerrarás la ventana y recuperarás el color y apariencia anteriores.
       Una vez seleccionados los cambios que deseas pulsa en Aceptar.
        La pantalla

       Desde Panel de control > Apariencia y personalización > Pantalla podemos acceder a algunas opciones interesantes relacionadas con la pantalla.
      
       La pantalla inicial nos deja elegir entre tres tamaños diferentes para los elementos de la pantalla. Si tenemos dificultades de visión podemos cambiar el tamaño al que más cómodo nos resulte, ya que puede resultar engorroso tener que utilizar la lupa constantemente. Además, en el panel izquierdo encontramos otras opciones como:
       Calibrar el color: Sólo podemos configurar esta opción si tenemos permisos de administrador. Nos ayudará a ver los colores correctamente. Si pulsamos en esta opción se iniciará un asistente. Al hacer clic en el botón Siguiente de la zona inferior nos irá explicando cómo realizar la calibración paso a paso.
       Ajustar texto ClearType: Permite activar o desactivar el ClearType mediante una casilla. Es conveniente dejarlo activado, porque mejora la visualización del texto en pantalla.
       Establecer tamaño del texto personalizado: Nos permite cambiar el tamaño del texto mediante un valor porcentual. Podemos ver una vista previa de cómo se verá el texto.
       También podemos Cambiar la configuración de la pantalla para cambiar su apariencia. Veremos en profundidad esta ventana en el siguiente apartado.
       Cambiar la apariencia de la pantalla

       Desde la ventana Cambiar apariencia de la pantalla podemos elegir aspectos como la resolución o la orientación de la pantalla, entre otras.
       Podemos acceder a esta ventana haciendo clic con el botón derecho del ratón en una zona libre del Escritorio y eligiendo la opción Resolución de pantalla en el menú contextual. O también, podemos acceder desde el Panel de control > Apariencia y personalización > Pantalla > Cambiar configuración de la pantalla.
      


       Hemos de tener en cuenta, que los valores que se pueden establecer, dependen del monitor y la tarjeta gráfica de cada equipo. 
     Es el tamaño de píxeles que tomará la pantalla. En la imagen podemos ver que se usa  un tamaño de 1280 x 1024 píxels.
      - El Desplegable Pantalla nos permite elegir entre las pantallas que tenemos conectadas, en caso de que tengamos más de una (por ejemplo, porque tengamos el televisor conectado al ordenador).
   -   LA RESOLUCION  
       Cuanto más grande sea el tamaño, más píxeles habrán y más pequeños serán. Por eso, los diferentes elementos, como iconos o ventanas, se verán más pequeños, pero dispondremos de mayor área de trabajo.
       - La orientación nos permite voltear la imagen de la pantalla.
       - También encontramos una serie de enlaces que nos permiten modificar otras opciones. Para ver la Configuración avanzada... visita este avanzado.
       Las características que indiquemos se aplicarán a la pantalla seleccionada en ese momento. De modo que si tenemos dos pantallas conectadas, podremos establecer una resolución diferente para cada una de ellas.
       Cuando tengamos conectados más de dos monitores podremos marcar la opción Extender el escritorio a este monitor. Esto nos permitirá ver el mismo escritorio utilizando ambos a la vez. No mostrarán lo mismo sino que dispondrán del doble de espacio para las ventanas, por lo que actuarán como si fuese el mismo, pero panorámico. Cuando desplacemos el cursor hasta sacarlo por el lateral de uno, aparecerá en el otro monitor. Esto es muy útil si solemos trabajar con muchas ventanas.
       Cuando pulsemos Aceptar o Aplicar tras cambiar los colores y la resolución, el sistema tomará la nueva configuración y mostrará un cuadro de diálogo con una cuenta atrás. Si no pulsamos Conservar cambios antes de que la cuenta acabe, se restablecen los valores anteriores. Esto es útil, por ejemplo, si elegimos una configuración que no funciona correctamente en el monitor o el adaptador y se queda la pantalla negra. En este caso, sólo habremos de esperar unos segundos para que vuelva a la normalidad. También podemos Revertir los cambios, para cancelarlos sin esperar a la cuenta atrás.
      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada